Buscar...

Cómo identificar los síntomas del Síndrome de Ovarios Poliquísticos

24 agosto, 2018

Con la llegada de la adolescencia, el cuerpo femenino sufre cambios, llega la primera menstruación, los órganos sexuales maduran y las hormonas intervienen, jugando un papel fundamental durante toda la etapa reproductiva de la mujer. Se trata de un proceso natural, que, en caso, de desarrollarse con buena salud, es un motivo de máxima felicidad, que marca un antes y un después en nuestras vidas.

Sin embargo, no siempre ocurre así. A las habituales molestias premensturales, ya de por sí bastante dolorosas para la mayor parte de las mujeres, hay que sumar también algunas enfermedades ováricas, ginecológicas, hormonales o metabólicas, con las que, un importante porcentaje de la sociedad femenina convive, sufriendo sus consecuencias.

Uno de los problemas más frecuentes y en el que nos centraremos durante este post, tiene que ver con el llamado Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP), también conocido como síndrome de Stein-Leventhal o poliquistosis ovárica. A continuación, Arnott Ginecólogos te explicará en qué consiste esta enfermedad, sus posibles causas y los principales síntomas que se pueden dar, en el caso de que tú formes parte de ese 10% de población femenina que lo padece.

 

Qué es el Síndrome de Ovario Poliquístico

El síndrome de ovario poliquístico o SOP, tiene que ver con un trastorno o desequilibrio en las hormonas sexuales femeninas que, como indicamos anteriormente, afecta a una de cada diez mujeres en edad fértil y que se manifiesta cuando nuestros ovarios producen un nivel de andrógenos u hormonas masculinas, superior a lo normal. Por lo general, dicha alteración hormonal, suele ir ligada a la insulina y a la aparición de quistes, es decir, de pequeños tejidos de líquido adheridos a los ovarios.

 

Causas del SOP

Lo cierto es que a día de hoy aún no se ha podido determinar, a ciencia cierta, qué factores son los causantes del Síndrome de Ovarios Poliquísticos. Sin embargo, sí se sabe que está relacionado con cambios a nivel hormonal que dificultan a los ovarios la liberación de los óvulos maduros. Un desequilibrio que afecta sobre todo a los estrógenos y a la progesterona, hormonas femeninas, que, en este caso, obstaculizan dicho proceso. Por tanto, entre las posibles causas se barajan 3 factores fundamentales:

  • El factor genético.
  • El alto nivel de andrógenos u hormonas masculinas.
  • Un aumento en el nivel de insulina.

 

Síntomas principales

Son varios los signos que se pueden llegar a manifestar con motivo del SOP. A continuación, te exponemos algunos de los síntomas más frecuentes que padecen las mujeres que sufren dicha enfermedad.

  • Ciclos menstruales irregulares. El tipo de reglas en este caso, pueden ser muy variadas, desde periodos muy distanciados entre sí, muy largos, que lleguen a manchar fuera de ciclo, muy abundantes o incluso puede darse una ausencia total de menstruación.
  • Al existir una ausencia de ovulación, esto aumenta en gran medida las dificultades a la hora de quedarse embarazada.
  • Exceso de vello corporal. El aumento de andrógenos suele ir acompañado por la aparición de vello corporal en zonas del cuerpo poco comunes en mujeres, como en el pecho, abdomen, cara, espalda o muslos.
  • Desarreglos metabólicos. Las alteraciones hormonales y el aumento de insulina afectan directamente al aumento de peso, llegando a producir obesidad y enfermedades relacionadas como la diabetes, hipertensión arterial o colesterol alto.
  • Acné y piel grasa. Una vez más, las hormonas masculinas son las culpables de que se taponen los poros provocando la aparición de granitos de forma persistente.
  • Manchas oscuras en la piel. Suelen localizarse en zonas como axilas, senos, muslos o cuello.
  • Pérdida de cabello o alopecia. Es bastante habitual que las mujeres pierdan densidad capilar, es decir, el pelo progresivamente empieza a ser más fino y tiende a caer en la zona superior de la cabeza.
  • Depresión y ansiedad. Los evidentes cambios físicos del SOP pueden acarrear también problemas de tipo psicológico afectando negativamente en la autoestima.
  • Posibilidad de enfermedades cardiovasculares.

 

Conclusión

Al tratarse, el Síndrome del Ovario Poliquístico, de una enfermedad que puede hacer acto de presencia tanto en etapas tempranas de la pubertad como en edades más maduras y que, además, no tiene cura, al menos en la actualidad, es fundamental que, ante los primeros síntomas, consultes rápidamente con tu ginecólogo de confianza para que, lo antes posible, aplique el tratamiento más adecuado a tu caso, con el objetivo de mitigar y mejorar sus efectos.

Posted in Blog