Buscar...

¿Los fuertes dolores de regla afectan a tu vida?: causas y tratamiento

4 septiembre, 2018

Es bastante habitual que las mujeres a partir de nuestra primera regla sintamos cierta incomodidad y molestias en forma de retorcijones, dolores de cabeza, diarrea o náuseas durante las primeras 72 horas de nuestra menstruación. Hasta ahí todo normal, pues se trata de un dolor soportable que aparece como consecuencia de la ovulación. El problema viene cuando la regla se vuelve demasiado dolorosa, hasta el punto de impedirnos ir al trabajo o de poder desenvolvernos en nuestro día a día.

Si eres tú una de esas personas que sufre cada mes estos desagradables y, en ocasiones, incapacitantes síntomas, en las siguientes líneas, el equipo de Arnott Ginecólogos te explicará en qué consiste esta patología, los factores que la desencadenan y los tratamientos recomendados por parte de los especialistas.

Qué es la dismenorrea y por qué aparece   

La menstruación dolorosa, conocida técnicamente también como dismenorrea es un dolor muy acusado que aparece durante la ovulación y cuya intensidad impide a la mujer poder llevar una vida normal durante los días que dura el periodo. De hecho, se estima que, una de cada diez mujeres, necesitan solicitar baja laboral por esta razón y que hasta un 50% de la población femenina ha sufrido estos síntomas alguna vez en su vida.

Pero ¿cómo reconocer la dismenorrea? Por lo general, se trata de un dolor muy persistente que suele aparecer en forma de calambres localizados en la zona baja del abdomen con sangrados abundantes y prolongados. Este dolor menstrual y su nivel de intensidad pueden variar según la tipología del mismo. Es más, desde un punto de vista ginecológico, se pueden distinguir dos tipos de dismenorrea en la mujer:

  • Dismenorrea primaria. Suele hacer acto de presencia en torno a los 20 años y se produce por alteraciones normales en el funcionamiento de los ciclos menstruales sin que existan patologías previas. Por lo general, estas menstruaciones dolorosas suelen desaparecer tras el primer parto.
  • Dismenorrea secundaria. Aparece a partir de los 30 años y en este caso lo habitual es que se trate de una patología orgánica, es decir, que existe una enfermedad o trastorno que condiciona el desarrollo de estas reglas tan dolorosas y atípicas.

 

Factores que provocan el dolor menstrual intenso

Las razones por las que una mujer puede llegar a sufrir los molestos dolores de la dismenorrea suelen ser diversos. Es por eso, que resulta fundamental estudiar cada caso de forma particular con el objetivo de ofrecer un diagnóstico y tratamiento eficaz y personalizado a cada paciente.  A continuación, te exponemos algunos de los factores de riesgo más destacados:

  • Primera regla a edad temprana. Según reflejan muchos estudios relacionados con este tema, cuanto antes aparezca la primera menstruación, más riesgo hay de padecer intensos dolores menstruales.
  • Herencia genética. Si tu madre o hermanas ya han padecido previamente dismenorrea es muy probable que tú también lo sufras.
  • Consumo de alcohol y tabaco. Tener hábitos poco saludables, pueden influir mucho en la intensidad de los síntomas.
  • No hacer ejercicio regularmente. Está comprobado que existe una relación indirecta entre el desarrollo de la dismenorrea, el sedentarismo y la obesidad. De hecho, se sabe que aquellas mujeres que practican deporte habitualmente suelen presentar síntomas bastante más leves o no padecer estos dolores en absoluto.
  • Dieta poco saludable. Otro de los factores que influyen negativamente en el dolor de regla, tiene que ver con el hecho de no consumir regularmente frutas ni pescado en tu dieta. Asimismo, el estrés también suma puntos.
  • Patologías ginecológicas. En este caso, estaríamos hablando del tipo de dismenorrea secundaria, dolor menstrual que aparece debido a un problema orgánico concreto y que suele aparecer a partir de los 30 años. Entre las enfermedades más frecuentes y causantes de este dolor, a veces insoportable, se encuentran la endometriosis, los tumores uterinos, miomas, quistes ováricos o malformaciones genitales.

 

Tratamientos recomendados

Como ya hemos indicado anteriormente, el tratamiento de la dismenorrea debe aplicarse de forma personalizada, analizando cada caso de forma individual, según las características de cada paciente y también, según el nivel de dolor que ella sufra. Además de poner en práctica recomendaciones como reposo, ejercicios de relajación o duchas de agua caliente, existen también otros tratamientos a tener en cuenta y que te presentamos a continuación para aliviar los molestos dolores de la menstruación.

  • Analgésicos y antiespasmódicos. A lo largo de los años, la mujer paliaba el dolor de la regla mediante la ingesta de este tipo de medicamentos. Aunque es cierto que suaviza el dolor rápidamente, no resulta ser un método del todo efectivo cuando se trata de dismenorreas muy intensas.
  • Anticonceptivos hormonales. La administración de este tipo de fármacos, son muy eficaces, ya que impiden la ovulación y por tanto los dolores menstruales. Pero para que el efecto sea duradero ha de tomarse de forma continuada, ya que una vez interrumpido el tratamiento los síntomas vuelven a aparecer.
  • Cirugía. Esta sería la última opción a elegir y que sólo se justificaría en el caso de que los demás tratamientos médicos fallaran. Esta intervención quirúrgica consiste en suprimir las vías de la inervación sensitiva del útero y no se suele realizar en la actualidad.

 

Conclusión

Cuando los dolores de regla son tan fuertes que te impiden realizar actividades cotidianas, afectando a tus obligaciones laborales, familiares o de cualquier otra índole es hora de acudir cuanto antes a tu médico ginecólogo para obtener un diagnóstico precoz y buscar el tratamiento más adecuado para ti. No dejes que las molestias de la regla marquen tu vida. Vivir sin dolor y con mejor calidad de vida es posible, poniéndote en manos de un buen equipo de ginecólogos.

 

Posted in Blog