Buscar...

Amenorrea: ¿Por qué no me baja la regla?

13 junio, 2019

A lo largo de nuestra vida, las mujeres pasamos por etapas en los que se nos interrumpe el ciclo menstrual, como ocurre durante el embarazo, la lactancia o al entrar en la menopausia. Sin duda se trata de procesos naturales, consecuencia de los cambios hormonales que se producen en nuestro cuerpo. Pero ¿qué ocurre cuando sufrimos la pérdida de menstruación fuera de estos periodos? ¿Alguna vez el exceso de estrés, la ansiedad, la angustia emocional, el haber seguido una dieta demasiado estricta que conllevara cambios drásticos de peso o practicar deporte intensivo han provocado que estuvieras sin regla durante seis meses o incluso más tiempo?

Si llevas tiempo pensando por qué no te baja la regla, entonces estamos ante lo que se conoce como amenorrea secundaria o, lo que es lo mismo, la ausencia, durante meses, de periodo menstrual. ¿Quieres saber si tú también eres propensa a sufrir amenorrea? Desde Arnott Ginecólogos te explicamos en profundidad los tipos de amenorrea que existen, sus síntomas, las principales causas de su aparición y cómo debes prevenirla.

 

Tipos de amenorrea

Como ya hemos indicado anteriormente, para que se diagnostique una amenorrea es necesario que se dé una ausencia de regla prolongada o que, cumplidos los 16 años, nunca se haya producido el periodo menstrual. Esto suele pasar cuando existe una alteración en la hipófisis y el hipotálamo, la parte del cerebro que se encarga, entre otras muchas cosas, de producir y liberar las hormonas que regulan el ciclo menstrual. Teniendo esto en cuenta podemos distinguir dos tipos de amenorrea:

Amenorrea primaria

Nos referimos a este tipo de amenorrea cuando una adolescente que ya ha cumplido los 15 o 16 años aún no ha tenido su primera regla. La ausencia de menstruación a esa edad suele estar causada por una malformación en los órganos sexuales o por cuestiones genéticas o de herencia familiar.

Amenorrea secundaria

Se produce cuando las mujeres, tras haber menstruado con regularidad, de pronto dejan de tener la regla durante al menos tres ciclos seguidos. Se trata del tipo más frecuente de amenorrea: tres de cada cuatro mujeres suelen sufrir este desarreglo alguna vez en su vida. Las causas pueden ser múltiples y en ellas vamos a profundizar a continuación.

Causas principales de la amenorrea

La amenorrea secundaria es un problema que puede aparecer por muchas razones. En general suelen incidir factores externos e internos, entre los que destacan los siguientes:

  • Aspectos psicológicos y emocionales. Situaciones de estrés intenso mantenido en el tiempo, problemas personales o de trabajo que nos generan cuadros de ansiedad o de tristeza aguda como una ruptura de pareja, el cuidado prolongado de un familiar enfermo, la pérdida de un ser querido o actividades que implican un cambio radical en nuestras rutinas diarias, como una mudanza o un viaje. Todas ellas son razones más que suficientes para que afecten a nuestro periodo menstrual y este se vea interrumpido.
  • Cambios drásticos en nuestra dieta alimenticia. Suele darse cuando en un corto espacio de tiempo nuestro cuerpo sufre un importante una ganancia o pérdida de peso –4 kilos o más– debido a cambios bruscos en nuestra alimentación. Es frecuente que la regla desaparezca por un periodo prolongado e indefinido de tiempo hasta que se reestablezcan de nuevo los hábitos saludables y equilibrados en nuestra dieta. La amenorrea suele darse con frecuencia en mujeres que siguen dietas extremas, llamadas milagro para perder peso lo más rápidamente posible. Por ejemplo, cuando pasan sin periodo de adaptación previo a una alimentación vegetariana, han sido intervenidas de una reducción de estómago o han sufrido desórdenes alimenticios como la anorexia o la bulimia.
  • Entrenamientos deportivos extremos. El exceso de entrenamiento y de ejercicio al que se someten diariamente las deportistas de élite, gimnastas o bailarinas conlleva en muchas ocasiones a la ausencia de periodo menstrual.
  • Toma de medicamentos y anticonceptivos. También es habitual que la regla desaparezca por un tiempo cuando, bajo prescripción médica, se toman pastillas anticonceptivas, medicamentos para tratar la esquizofrenia o la psicosis e incluso tras ingerir fármacos hormonales o quimioterapéuticos para tratar alguna enfermedad tiroidea u oncológica.
  • Enfermedades vaginales de útero u ovarios. Tienes muchas probabilidades de sufrir amenorrea si tienes tendencia a sufrir poliquistosis ovárica o si tu número de ovarios es insuficiente.
  • Síndrome de Asherman. En este caso, la ausencia de regla es producido por las cicatrices uterinas que se presentan tras un legrado, una cesárea o a causa de tratamientos por fibromas.

Síntomas comunes de la amenorrea

Además de la evidente ausencia de sangrado menstrual o el excesivo cambio de peso, existen otros síntomas que acompañan a la amenorrea a los cuales debemos prestar también especial atención. Debemos consultar con un médico especialista en ginecología si aparecen. Estas son sólo algunas de las señales más destacadas:

  • Secreción o cambio del tamaño de las mamas.
  • Crecimiento excesivo de vello.
  • Aparición de acné.
  • Sequedad vaginal
  • Cambios en la voz.
  • Perdidas de visión y dolor de cabeza. Puede ocurrir cuando la amenorrea es causada por un tumor cerebral.

Diagnóstico y tratamiento de la ausencia de regla

Para confirmar el diagnóstico y aplicar el tratamiento adecuado es necesario que el equipo médico mida, en primer lugar, los niveles de prolactina, estradiol, testosterona o tiroides para descartar enfermedades hormonales. En caso de que el especialista considere necesario complementar los resultados con más pruebas puede realizar a la paciente una resonancia magnética, una biopsia o una ecografía.

El tratamiento a administrar dependerá de la causa que provoque la enfermedad. La mayoría de las mujeres respondan bien a los tratamientos, siempre que no se trate de una complicación más seria, y recuperan el ciclo menstrual de nuevo.

La amenorrea es una disfunción menstrual bastante común entre las mujeres de cualquier edad y tiene tratamiento. Si queremos prevenir su aparición, lo mejor es llevar una vida saludable. Esto significa evitar o reducir en la medida de lo posible situaciones de estrés continuado, el consumo de sustancias perjudiciales como el tabaco o el alcohol, seguir una alimentación sana y equilibrada, respetar un horario regulado de sueño y practicar ejercicio (pero siempre con una intensidad moderada).

Si sigues estas recomendaciones, descartas un posible embarazo o menopausia y ves interrumpido tu ciclo menstrual durante varios meses debes pedir cita a nuestro ginecólogo cuanto antes. Es necesario para obtener un diagnóstico certero, conocer las causas que provocan dicho desajuste y aplicar el tratamiento adecuado con el objetivo de normalizar tu periodo lo antes posible.

 

Si tienes más dudas llámanos 985 271 320 y concierta una cita, estamos deseando ayudarte a obtener los cuidado que necesitas y promover la Salud de la Mujer.

Posted in Sin categoría
Contacte con nosotros

* La cita no se dará por concertada hasta que no reciban una confirmación de la clínica por vía telefónica.

He leído y acepto la política de privacidadDetalle legal