Buscar...

Cómo prevenir la incontinencia urinaria durante el embarazo

1 abril, 2019

¿Sabes que más de 400 millones de personas en todo el mundo sufren de incontinencia urinaria? La pérdida involuntaria de orina es un problema bastante frecuente en nuestra sociedad. De hecho, una de cada cuatro mujeres mayores de 35 años en nuestro país convive con ello cada día, sobre todo durante la etapa del embarazo y del post parto.

Sin embargo, a pesar de las cifras y de ser una patología que se puede mitigar o solucionar, según el caso, con ejercicio o siguiendo un simple tratamiento ginecológico, para muchas mujeres, este es un tema tabú del que prefieren no hablar por vergüenza o por miedo a sufrir rechazo social.  Pero ¿por qué se origina la incontinencia urinaria?, ¿cuáles son sus principales causas?, ¿cómo se puede evitar o erradicar esta incómoda patología?

 

 

 

Causas de la incontinencia urinaria: ¿por qué se produce la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria puede ser de intensidad leve, moderada, intensa o darse de forma ocasional o persistente. Se produce cuando perdemos el control de nuestra vejiga, provocando a nivel físico, la pérdida involuntaria de orina y, desde el punto de vista psicológico, un importante trastorno diario que impacta directamente en nuestra vida personal.

Aunque este molesto síntoma, en el caso de las mujeres, suele aparecer o incrementarse con la llegada de la menopausia, durante el embarazo o tras el parto, lo cierto es que también existen otras muchas razones por las que hace acto de presencia. A continuación, te exponemos algunas de las más destacadas:

  • Determinados hábitos y alimentos. Por lo general, el consumo de alcohol, tabaco, los refrescos gaseosos o bebidas con grandes dosis de cafeína y vitamina C, cítricos, chocolate, edulcorantes artificiales o la ingesta de alimentos picantes o muy especiados son los principales culpables de las pérdidas de orina transitorias.
  • Enfermedades o problemas físicos. Entre las razones por las que se puede originar una incontinencia urinaria de carácter leve serían la toma de medicamentos diuréticos o padecer problemas de infección de orina o estreñimiento. Otras causas más graves serían trastornos neurológicos como la esclerosis múltiple, el Parkinson, accidentes cerebrovasculares, tumores cerebrales, diabetes o altos niveles de obesidad.
  • Componentes genéticos. Si existen antecedentes familiares con incontinencias urinarias puede existir un mayor riesgo de padecer pérdidas de orina.

 

Tipos de incontinencia urinaria

Como ya indicamos anteriormente, no todas las personas tienen pérdidas de orina con el mismo nivel de intensidad o frecuencia. De hecho este factor, es un elemento fundamental para saber qué tipo de incontinencia urinaria estamos sufriendo.  Estas serían las más destacadas:

  • Por esfuerzo o presión de la vejiga. La pérdida de orina se produce al toser, estornudar, reír y también por hacer ejercicio intenso o un gran esfuerzo.
  • Imperiosa o repentina. Las ganas de miccionar aparecen de forma repentina, provocando la pérdida involuntaria de orina muy rápido y cuando menos te lo esperas.
  • Por rebosamiento o goteo constante. Esto ocurre cuando no vaciamos completamente la vejiga al ir al baño.
  • Se da cuando existe algún problema físico o psicológico como los que hemos mencionado anteriormente.
  • Puede pasar también que se unan varios factores y que la persona sufra diversos síntomas de incontinencia urinaria.

 

Pérdidas de orina durante el embarazo y postparto: ¿cómo prevenirlo?

Durante el tercer trimestre y sobre todo en la recta final del embarazo es bastante habitual que se miccione con más frecuencia y que se den episodios de pérdida de orina al realizar esfuerzos, toser, reír o estornudar. ¿La razón? porque tanto el útero como el feto han crecido mucho en este tiempo y, por tanto, ejercen más presión sobre nuestra vejiga.

Pero ¿qué ocurre tras el parto? Hay muchas mujeres que tras dar a luz y recuperar su tono muscular no vuelven a tener estos problemas.  Sin embargo, es bastante probable que, si has sufrido incontinencias leves de orina durante el embarazo, tu bebé pesó más de 4 kilos al nacer o tuviste una episiotomía, sigas padeciendo estos incómodos síntomas. Pero no siempre tiene porque ser así. De hecho, es posible prevenir o mejorar la incontinencia urinaria tras el parto, siguiendo una serie de consejos básicos ¡Toma nota!

  • No ganar más kilos de la cuenta. Vigilar el aumento de peso durante el embarazo es fundamental. Este debe ir siempre acorde con nuestro índice de masa corporal. Se recomienda seguir una dieta sana y equilibrada como la mediterránea. El dicho de “alimentarse por dos” es sólo un mito.
  • Comer frutos rojos. Los arándanos son un alimento perfecto para evitar la aparición de infecciones de orina.
  • Evitar alimentos picantes y bebidas con cafeína. Es recomendable no consumir productos que resulten demasiado irritantes para la vejiga.
  • Consumir mucha fibra. Evita el estreñimiento.
  • No empujar durante la micción. Así prevenimos que se aflojen los músculos del suelo pélvico.
  • Fortalecer el suelo pélvico. Para reforzar los músculos de esta zona resultan muy eficaces los ejercicios de Kegel.
  • Estimulación eléctrica. Mediante electrodos intra-vaginales se facilita la estimulación y contracción del suelo pélvico.
  • Acudir al ginecólogo. En caso de que la incontinencia urinaria sea constante y persista en el tiempo se debe acudir cuanto antes a tu ginecólogo de confianza para analizar el caso y aplicar el tratamiento adecuado.
  • Tratamientos farmacológicos o cirugía. Son opciones para casos severos y que deben venir prescritas previamente por el ginecólogo.

 

La prevención, tu mejor aliado contra las pérdidas de orina

Aunque las pérdidas de orina son molestas e incómodas durante el embarazo es importante saber dos cosas: primero, que son síntomas normales y bastante comunes que suelen aparecer a lo largo del último trimestre y segundo, que se pueden prevenir siguiendo la sencillas pautas descritas en el post.

En caso de que la incontinencia urinaria persista en el tiempo consulta con un especialista por si existiera algún otro problema más grave de fondo. Si esta es tu situación actual no dudes en acudir a Arnott Ginecólogos, nuestro equipo te dará la mejor solución.

Si tienes más dudas llámanos 985 271 320 y concierta una cita, estamos deseando ayudarte a obtener los cuidado que necesitas y promover la Salud de la Mujer.

Posted in Sin categoría
Contacte con nosotros

* La cita no se dará por concertada hasta que no reciban una confirmación de la clínica por vía telefónica.

He leído y acepto la política de privacidadDetalle legal