Buscar...

Llega el verano y estoy embarazada: ¿Cómo debo cuidarme?

10 julio, 2018

 

Encaramos una nueva estación, el verano, y además estamos EMBARAZADAS. ¿Qué medidas especiales hemos de seguir para proteger nuestro embarazo durante el periodo estival? No cabe duda de que el cuerpo humano tiene una gran capacidad de adaptación para soportar los cambios estacionales. Pero a pesar de esto, es necesario tener en cuenta algunos cuidados mínimos para mantener el bienestar materno fetal.

Tres cuidados médicos básicos

No os voy hablar de los cuidados más elementales que recomiendan otras guías, sino más bien de cuidados puramente médicos que es recomendable seguir durante el periodo de gestación, sobre todo en verano.

1. Cuidar y mimar tu piel. Vuestra piel va a sufrir una serie de cambios. Estos se pueden acentuar en el verano debido a la exposición al sol. La forma en que se presentan dichos cambios es mediante el llamado CLOASMA GRAVIDICO. Se trata de manchas oscuras o de color café con leche, que salen fundamentalmente en la cara, nos referimos a las famosas alas de mariposa, también conocidas con el nombre de MELASMA.

Estas manchas se originan debido al aumento de la producción de melanocitos, durante el periodo de gestación, las cuales, se agudizan con el sol. Las reconoceremos fácilmente, a través de las líneas negras que aparecen en el abdomen o por el oscurecimiento de las areolas mamarias.
Para minimizar la aparición de estas manchas es importante utilizar diariamente cremas solares de alta protección, evitar el top-les y usar sombreros de ala ancha, para que, tanto las capas superficiales como las más profundas de nuestra piel, queden bien protegidas y resguardadas de los rayos UVB y UVA.

2. Beber mucho líquido para evitar la deshidratación. La falta de líquido puede ocasionar, bajadas de tensión, mareos, desmayos e incluso puede producir contracciones uterinas que desencadenen partos prematuros. Por lo tanto, para que no se den estas situaciones es importante evitar, en la medida de lo posible, la exposición a temperaturas extremas, baños muy calientes, jacuzzis y las saunas.

Respecto a los baños, que es un tema que os preocupa bastante, es importante señalar que no están prohibidos, de hecho, son aconsejables hasta la semana 37. Es a partir de esta semana, cuando deberéis evitar los baños en piscinas, por el posible riesgo de contaminación, ya que a veces, a través de pequeños poros en la bolsa, pueden ocasionar importantes cuadros infecciosos. Sin embargo, los baños en el agua de mar son muy beneficiosos y recomendables para el cuerpo, ya que, al azotar vuestras extremidades contra las olas, os ayudará a mejorar considerablemente vuestra circulación venosa durante el embarazo.

3. Protegerse de mosquitos y garrapatas. Por último, si estáis en una zona en la que hay exceso de mosquitos y garrapatas, es importante que os protejáis de ellos, pues estas últimas, son las causantes de la enfermedad de Líeme y puede acarrear problemas serios de salud.

Conclusión

Por lo tanto y resumiendo: Si estáis embarazadas durante el periodo veraniego es importante que tengáis en cuenta los siguientes consejos: Tomad el sol, pues vuestra piel necesita absorber Vitamina D, pero hacedlo con moderación y aplicándoos una alta protección solar; bebed líquidos en abundancia, que os mantengan hidratadas en todo momento; usad protección contra la picadura de insectos y caminad diariamente por la orilla del mar, ya que eso, mejorará mucho la circulación de vuestras piernas. Con estas sencillas precauciones vuestro embarazo no sufrirá ningún contratiempo durante la época estacional.

Posted in Blog