Buscar...

¿Por qué me duelen los pechos y cómo puedo aliviarlo?

19 febrero, 2019

¿Cuántas veces durante el ciclo menstrual has sentido que tus pechos estaban extremadamente sensibles, inflamados, duros y doloridos o como si mil cuchillas atravesaran tus pezones con el simple roce de tu ropa? ¿También te han dolido tras practicar deporte o hacer algún tipo de esfuerzo? ¿En alguna ocasión has sentido una molestia repentina en tus mamas y te has dado cuenta que tienes un pequeño bulto enrojecido en ellas? ¿Te resulta familiar?

Seguramente que todas nosotras, de una forma u otra y con mayor o menor intensidad, hemos sufrido y soportado con estoicismo el dolor en nuestros pechos y seguido con nuestras obligaciones diarias con total normalidad. Y todo ello, a pesar de la incomodidad. Pero ¿por qué ocurre esto? ¿Debemos preocuparnos? ¿Qué podemos hacer para mitigarlos?

Durante las siguientes líneas, el equipo de Arnott Ginecólogos te descubrirá las razones habituales del dolor mamario y algunos consejos que puedes seguir para suavizarlos. ¡No te lo pierdas!

Causas principales del dolor mamario

Lo primero que debes saber es que, si sientes dolor en los pechos de forma frecuente, puedes quedarte tranquila porque no es sinónimo de estar sufriendo una enfermedad grave o cáncer de mama, sino el resultado de un proceso completamente natural provocado por los cambios hormonales que se producen en nuestro cuerpo durante el ciclo menstrual, el embarazo e incluso durante la menopausia. También existen otras razones, pero ninguna de ellas es, en principio, preocupante. A continuación, te explicamos a qué se deben estas molestias tan cotidianas.

  • Mastalgia cíclica o displasia mamaria. Aunque el término suene tremendista no se trata de ninguna enfermedad. Significa que el dolor de nuestras mamas es consecuencia del baile de nuestras hormonas femeninas (estrógenos y progesterona), que se ponen en movimiento para controlar el ciclo menstrual. Se trata por tanto de un dolor inocuo relacionado con la regla que alcanza su punto álgido una semana antes de la menstruación, causando inflamación y un aumento molesto de la sensibilidad en ambos pechos, sobre todo en los pezones.
  • Las molestias son muy similares a las del ciclo premenstrual y se pueden confundir. Aun así, podemos distinguirlos en el caso de estar embarazadas porque, en primer lugar, el dolor suele afectar a todo el pecho y no solo a los pezones. En segundo lugar, las molestias suelen extenderse en el tiempo, pudiendo permanecer durante todo el primer trimestre.
  • En ocasiones, el dolor puede deberse a que no se ha extraído correctamente el sobrante de leche tras la lactancia. Tu pecho tiene un ciclo propio, pues su función principal es suministrar leche al bebé. La estructura interna de la mama actúa como un sistema de drenaje para llevar la leche hacia el pezón y alimentar a tu hijo. En caso de que no se pueda sustraer la leche de forma natural es recomendable que te ayudes con otros aparatos para succionar y extraer todo el lácteo acumulado.
  • Durante esta etapa vital es bastante frecuente que las mujeres sientan algunas molestias en sus pechos. Es conocida también como mastalgia acíclica. en este caso, nada tienen que ver con el ciclo menstrual. Las causas suelen ser extramamarias, es decir, que el dolor no proviene de las mamas sino de la pared costal. El origen del mismo puede ser diverso, por ejemplo:
    • Problemas en la columna vertebral.
    • Inflamación de los cartílagos de las costillas.
    • Pequeños traumatismos.
    • Trombosis en venas superficiales.
    • Cardiopatías u otros motivos que debes consultar con tu ginecólogo de confianza cuanto antes.
  • Quistes benignos. Por lo general se trata de bultos o quistes benignos de grasa que acumulan líquido, causa principal del dolor. Son bastante comunes en chicas de entre 20 y 30 años y no conllevan ningún riesgo para la salud. Su aparición repentina suele deberse a una respuesta hormonal y la mayor parte de las veces desaparecen por sí solos.
  • Dolores musculares. Es muy habitual que los músculos duelan y se confunda con un dolor intenso en el pecho cuando se practican ciertos deportes. Sobre todo, aquellos que requieren de un movimiento continuado de brazos y que ejercen una fuerte presión pectoral. Tenis, vóley, remo o el uso de algunos aparatos de musculación son algunos ejemplos. Sin embargo, el dolor es solo muscular y, por tanto, no reviste ninguna gravedad.

Consejos prácticos para aliviar las molestias en los senos

¿Sientes con frecuencia dolores en los pechos a causa de algunas de estas razones que te hemos expuesto y no sabes cómo evitarlos? Pues no te preocupes, porque podrás mitigar sus efectos llevando a cabo estas sencillas recomendaciones. Sobre todo, durante los días de regla.

  • Utiliza sujetadores cómodos sin aros. Los mejores son los de tipo deportivo, que agarran bien el pecho sin hacer daño.
  • Pon una bolsa de agua caliente sobre el pecho. Es un remedio casero que alivia bastante los síntomas.
  • No ingieras bebidas gaseosas ni productos que contengan cafeína. Por ejemplo, el café, el té, los refrescos o el chocolate, entre otros.
  • Reduce el azúcar, los alimentos grasos y las carnes hormonadas con estrógenos. Es preferible consumir productos de origen biológico.
  • Utiliza medicamentos antinflamatorios o compuestos que corrijan el factor hormonal. Siempre y cuando el médico así lo recomiende.
  • Consume aceite de onagra. Al contener ácidos grasos polinsaturados, más concretamente del tipo gamma-linolénico, regularás los efectos de las hormonas femeninas en el ciclo menstrual y prevendrás la sensibilidad mamaria.
  • Haz ejercicio de forma regular.

Conclusión

Por lo general, las molestias en los pechos no son síntomas de ninguna enfermedad grave, sino que suelen aparecer por razones hormonales y se pueden suavizar siguiendo sencillas prácticas. Pero si notas que el dolor persiste y es intenso, entonces conviene que acudas a tu ginecólogo de confianza y te sometas a una revisión mamaria completa para descartar otras posibles causas.

Posted in Sin categoría
Contacte con nosotros

* La cita no se dará por concertada hasta que no reciban una confirmación de la clínica por vía telefónica.

He leído y acepto la política de privacidadDetalle legal