Buscar...

Tratamiento hormonal sustitutivo en la menopausia: ¿qué es y para qué sirve?

24 enero, 2020

No cabe duda de que las mujeres sufren cambios hormonales importantes. Estos, las acompañan y afectan en mayor o menor medida, según la etapa de la vida en la que se encuentren, empezando por la adolescencia, siguiendo con la maternidad y finalmente durante la etapa de la menopausia.

Es en esta última etapa, entre los 48 y 53 años generalmente o incluso antes, si la menopausia se manifiesta de forma precoz, cuando la mujer se siente más vulnerable tanto a nivel físico como psicológico, al tener que despedirse de su etapa fértil y, por tanto, de la posibilidad de ser madre.

Primeras señales de la menopausia: síntomas

Antes de llegar a la menopausia definitiva, el cuerpo ya empieza a mostrar los primeros signos asociados a la disminución progresiva de estrógenos. Es lo que llamamos perimenopausia o climaterio. Estos síntomas avisan del periodo de transición hacia dicha etapa y pueden llegar a alterar seriamente la vida diaria de las mujeres que los sufren. Algunos de ellos son:

  • Bochornos
  • Sudoración nocturna.
  • Insomnio y cansancio generalizado.
  • La libido baja acompañado de sequedad vaginal.
  • Cambios bruscos de humor e incluso cuadros depresivos.

Para prevenir, en la medida de lo posible, las molestias derivadas de la perimenopausia, se recomienda a la mujer iniciar un tratamiento hormonal sustitutivo, siempre prescrito por su ginecólogo, que le permita vivir este nuevo periodo de la forma más forma natural y saludable posible.

¿Qué es la THS y para quién está indicado?

El tratamiento hormonal sustitutivo (THS) consiste en administrar a la mujer las hormonas femeninas, que elaborarían de forma natural los ovarios, una vez que éstos dejan de funcionar a causa de la menopausia.

Resulta altamente efectivo e inmediato, sobre todo en mujeres que sufren efectos sintomáticos de gran intensidad durante la menopausia (frecuentes alteraciones del ciclo menstrual, hemorragias o temporadas sin regla). El THS también se recomienda a mujeres que han tenido que someterse a la extirpación de ambos ovarios o que padecen menopausia precoz.

Sin embargo, existen casos en los que este tipo de tratamiento estaría totalmente contraindicado. Por ejemplo, en aquellas que creen que pueden estar embarazadas, con antecedentes de cáncer de mama, endometrio o de piel. Si han sufrido trombosis, enfermedades agudas de hígado, hipertensión arterial, diabetes grave, afecciones vasculares cerebrales, de retina o si han tenido hemorragias uterinas de origen desconocido también es desaconsejable.

¿Cuáles son los tratamientos de THS más comunes y en qué consisten?

Los tratamientos hormonales sustitutorios son diversos en formato y dosis, ya que varían en función de los niveles basales que presenta cada mujer.

Por esa razón, antes de iniciar un THS se recomienda comprobar el historial clínico de la paciente y realizar una serie de pruebas diagnósticas (exploración ginecológica con citología vaginal, ecografía transvaginal, analíticas de sangre, datos sobre peso y presión arterial…) con la finalidad de descartar la presencia de problemas ginecológicos que desaconsejen el uso de este tipo de tratamientos.

Una vez obtenidos los datos de las pruebas y se de luz verde al tratamiento THS, se estudiará cuál es el mejor en cada caso y si es preferible tomarlo de forma continua o cíclica. Estos son los tipos que hay en la actualidad:

  • Tratamiento hormonal mediante estrógenos. Es el más extendido y se recomienda su utilización cuando aparecen los primeros signos de la menopausia; también a aquellas mujeres a las que se les haya extirpado el útero. La forma de administrarlo es diversa: por vía oral, a través de parches cutáneos o transdérmica mediante inyecciones.
  • Tratamiento de estrógenos y progesterona. Es el recomendado cuando la mujer conserva su útero, ya que ayuda a prevenir la aparición de lesiones en el endoemtrio y la hiperlasia. Su aplicación puede ser por vía oral, vaginal, cutánea o transcutánea.

Si estás empezando a sentir los primeros síntomas de la menopausia y te impiden seguir tu día a día con normalidad, debes realizar una revisión periódica con tu ginecólogo. En ella, se podrá saber si es recomendable iniciar un tratamiento hormonal sustitutivo, individualizado y supervisado por un especialista para reducir los efectos perimenopáusicos.

Posted in Sin categoría
Contacte con nosotros





* La cita no se dará por concertada hasta que no reciban una confirmación de la clínica por vía telefónica.

Este sitio está protegido por el reCaptcha de Google y se aplica su Política de Privacidad y sus Términos de Servicio.

He leído y acepto la política de privacidadDetalle legal